Cómo visitar cuba de la forma adecuada

First image...

Habana y Cuba

Hay un motivo por el cual ahora todos quieren visitar Cuba.

Share

Por Christopher P. Baker

Estamos cruzando el bulevar marítimo Malecón de La Habana en un convertible Edsel de 1958 color cereza y crema, es uno de los siete coleccionables descapotables de Detroit alquilados para la aventura de la última noche en la excursión de National Geographic Expeditions que estoy liderando. Los viajeros cantan animados mientras sus choferes hacen sonar una tras otra sus melodías favoritas. Cada cuatro autos que pasamos, hay un clásico de la década de los 50 que ruge por las calles al ritmo de la rumba que suena en la radio. Es una especie de viaje a la dimensión desconocida que se vuelve aún más surrealista con los carteles a los lados de la carretera que muestran eslóganes socialistas y un Che Guevara y un Fidel barbudos. A medida que el sol se esconde tras el horizonte del Atlántico, el cielo teñido de rojo carmín ilumina los rascacielos art decó y modernistas que evocan la era de los gánsteres en La Habana prerevolucionaria. Hollywood no podría haber soñado un escenario más icónico.

Los paisajes urbanos de Cuba, congelados en el tiempo, libres de franquicias, se encuentran finalmente en la mira de una invasión estadounidense. La fruta prohibida de repente ya no es tan tabú. El anuncio del presidente Obama el 17 de diciembre de 2014 de que Estados Unidos y Cuba tenían la intención de reanudar las relaciones diplomáticas fue el presagio que disminuirían las restricciones turísticas. Todo ciudadano estadounidense que tenga un pasaporte se siente tentado: La reanudación de las relaciones aumentó en un 36 % las visitas de estadounidenses a la isla durante el primer trimestre de 2015. La reapertura de la embajada estadounidense en Cuba que tuvo lugar en julio de 2015 ciertamente sostendrá la tendencia.

“Las nuevas reglas permiten a los ciudadanos estadounidenses viajar a Cuba sin tener que pedir un permiso al tío Sam con anticipación, siempre que su viaje corresponda con alguna de las 12 categorías permitidas, tal como viaje periodístico o religioso”, explica David Lee, un asesor de viajes de Virtuoso ubicado en Orlando, quien ha viajado numerosas veces a Cuba. Pero el turismo común y corriente todavía está prohibido. Se necesita una ley del Congreso para eliminar las restricciones de viaje.

Hasta entonces, la forma más fácil de viajar legalmente a Cuba es inscribiéndose en un programa educativo de tipo “persona a persona” (People-to-People, P2P), como los que ofrecen las empresas turísticas autorizadas por la Oficina de Control de Activos Extranjeros (Office of Foreign Assets Control, OFAC) del Departamento del Tesoro. “También podemos personalizar itinerarios privados más flexibles que se ajusten a las necesidades específicas de los clientes dentro de las 12 categorías autorizadas. Siempre y cuando cumplan con los requisitos de la OFAC para los viajes legales”, añade Lee. Esto incluye conservar pruebas documentales de que el viajero siguió un itinerario permitido. En cuanto al alojamiento, los hoteles de Cuba cubren toda la gama presupuestaria, pero el sistema de estrellas del Estado es demasiado generoso y los grupos turísticos estadounidenses pagan una prima. Los hoteles de administración extranjera son siempre superiores a los que operan las propias cadenas cubanas.

La conclusión: Vale la pena confiar en un asesor de viajes que sepa cómo navegar por la intricada situación legal y logística, para que ayude a los viajeros a evitar infracciones potenciales. Por ejemplo, los viajeros que se dirigen a Cuba pueden viajar directamente desde Estados Unidos con vuelos chárter que deben reservarse mediante un “proveedor de servicios turísticos”. Sin embargo, para satisfacer los requisitos de la OFAC, todo el itinerario debe cumplir con esas categorías autorizadas, advierte Lee.

Para colaborar con un asesor de viajes de Virtuoso para su próximo viaje, conéctese a continuación.
Publicado originalmente en la edición de septiembre de 2015 de Virtuoso Life.